La adiccion al sexo existe y es una enfermedad que necesita ayuda profesional

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

La adiccion al sexo existe y es una enfermedad que necesita ayuda profesional

Mensaje por Victoria el 3/1/2011, 8:22 pm

Para no incluir este desorden en las enfermedades mentales, prefieren llamarlo hipersexualidad antes que adicción. Es un padecimiento común, y no hay que ser golfista o futbolista para sufrirlo. Para muchos, se convierte en un trastorno de conducta, una enfermedad que por sus consecuencias requiere de la consulta profesional y de tratamientos.
Por lo general, los adictos al sexo son personas con intensos pensamientos y fantasías de contenido sexual que les resultan muy excitantes y se acompañan de una inclinación a la búsqueda continua de satisfacción sexual, explica el psiquiatra, sexólogo y especialista en el área de terapia de parejas, el colombiano Rómulo Aponte, quien marca la diferencia entre adicción sexual y compulsividad sexual.
La compulsividad sexual es otro cuadro clínico que se caracteriza por obsesiones sexuales, pensamientos invasivos que gravitan en la conciencia e interfieren con la capacidad de la persona para atender a estímulos del ambiente, como una conversación, la lectura, ver la TV o concentrarse en su trabajo, afirma. En el adicto sexual, los pensamientos de ese tipo generan placer; en el compulsivo, ansiedad, ya que son considerados extraños al individuo y le producen interferencia. Al contrario del adicto sexual, que busca el sexo por placer, el compulsivo lo busca para bajar la ansiedad.
Es una diferencia clínica importante entre las dos condiciones. También se consideraba una alteración psicológica, un problema más, pero no estaba incluida ni en las calificaciones de la OMS ni en el Manual de la Asociación Americana de Psiquiatría, señala Conrado Viña, psicólogo y profesor de la Universidad de La Laguna, en Tenerife, España. Al figurar en esa lista, lejos de ser un mero trámite, tendrá efectos tangibles y se reconocerá oficialmente como enfermedad, por lo que requerirá de políticas públicas de prevención.
La parte biológica del cerebro influye: En el adicto sexual domina el neurotransmisor llamado dopamina; en el compulsivo sexual la serotonina. El hecho de que se muestre como un cuadro clínico en apariencia diferente no le resta seriedad a la adicción sexual por una premisa fundamental: ninguna adicción es normal. Siempre hay una base biológica; de modo que son considerados enfermos en la medida en que afecta el estado emocional y la capacidad de adaptación para el desenvolvimiento cotidiano, completa Aponte.
Se considera que hay adicción al sexo cuando la persona organiza su vida alrededor de la conducta sexual y necesita estimulación genital para llevarla a cabo. Pero tras la obtención de placer, llega la culpabilidad. Como consecuencia, el adicto suele caer en estados depresivos, baja su autoestima, es proclive a tener conflictos y hasta rupturas con la pareja y en algunos casos arriesga el empleo.
Cómo surge y se desarrolla, permanece en el misterio: Suele presentarse desde la infancia, intensificarse en la adolescencia y agravarse en el adulto. Al igual que la compulsividad, afecta a hombres y mujeres, independientemente de su orientación sexual. Sólo se sabe que surge en la mente como una fantasía. La persona siente ansias de actuar, pero de pronto sufre intensa vergüenza, para luego repetir la experiencia. Su manifestación está asociada a modificaciones biológicas de refuerzo en el cerebro que se vinculan con alteraciones en los neurotransmisores sexuales y del placer, la dopamina, principalmente.
Según el especialista, el primer paso para afrontarla es que la persona tome conciencia de que su adicción es un trastorno. A partir de entonces, será más fácil someterla a un tratamiento, para lo cual existen fármacos que equilibran los neurotransmisores y que están dentro de la categoría de los antidepresivos. Asimismo, existen técnicas de terapia cognitiva conductual que se han diseñado con éxito para el tratamiento de la depresión, trastornos de ansiedad y sexuales.
En el caso de Tiger Woods, es probable que los 40.000 dólares que pagó por el tratamiento, el terror que le produjo la idea del divorcio y la obligación de compartir la mitad de su fortuna, calculada en 1 millardo de dólares, más el retiro de las marcas que luce en su vestimenta, puedan haberlo curado de manera definitiva.

fuente www.nuevotiempo.org




¿Te gusto este articulo? ¿Te sirvió de inspiración? ¿Obtuviste información acerca de lo que leíste en este mensaje? Anímate a participar tus comentarios son nuestra inspiración para subir mensajes nuevos en el foro .

Cultiva una actitud agradecida manifiéstanos con palabras lo que significa este foro y nuestros mensajes para ti .
En la medida que ustedes participen pondremos mensajes nuevos
[/size

Victoria
Motivadora
Motivadora

Pais : Colombia

Sexo : Femenino se inscribio en : 07/09/2009

http://evolucionycambio.forosactivos.net

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.